viernes, 22 de octubre de 2010




Noche tras noche, perdido entre fantasías,
ensimismado en sus deseos
ante la presencia de esa mujer, su amante,
tan efímera, tan irreal, tan perfecta…
Dueña de sus delirios, dueña de esa energía
...que tan hermética en su cuerpo imploraba su derroche…
La erótica visita complacía sus instintos,
aquel ente diabólico posado ante sus ojos
lo hacía perderse en ella hasta caer rendido…
Poco a poco el hurto de su esencia
la hacía a ella más hermosa, más deseada…
Lo hacía a él más débil, más fugaz…
La invadía de su necesidad, la enviciaba…
Lo desquiciaba deseándola, lo enloquecía…
La embriagaba cada noche... Lo trastornaba todo el día…
Noche tras noche, poco a poco,
entre sueños perdidos y visiones transparentes
la hicieron llevarlo a su destino
el resultado de un amor irreverente…
A la muerte de su cuerpo, a la perdición de su alma…
Él nació para vivir amándola,
para luchar hasta lograrla…
Ella nació para amarlo hasta morir,
para vivir hasta matarlo


Matarlo por amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada